Los 3 pilares de la Dieta Mediterránea

Aceite de oliva – es una parte esencial de la dieta mediterránea que tiene una relación directa con el excelente sabor de los alimentos que con él se asocian, haciendo que dichos sabores sean mejores y más duraderos. La dieta mediterránea tiene una extraordinaria diversidad de productos generadores de salud.

El aceite de oliva, por ejemplo, puede saciar rápidamente el hambre con lo que contribuye a una menor necesidad de consumir calorías en las comidas.

Y, de entre ellos, el Aceite de Oliva Virgen Extra es uno de los pocos aceites que llegan a nuestro consumo sin el uso de productos químicos en su tratamiento (sobre todo si se trata de un aceite de oliva ecológico).

A diferencia de lo que ocurre en el caso de casi todos los aceites vegetales para cuyo tratamiento se utilizan un montón de procesos químicos y de refinamiento.

El Aceite de oliva virgen extra recién prensado se puede comer de inmediato y preserva todos los sabores naturales, vitaminas, minerales, antioxidantes y otro sin fin de propiedades saludables propias de la aceituna madura.

La mayoría de los médicos recomiendan la reducción de grasas totales y calorías en cualquier dieta, así como la sustitución de la mantequilla, margarina y aceites tropicales por grasas saludables y de calidad como el aceite de oliva virgen extra ecológico.

Este maravilloso ingrediente combinado con una dieta rica en verduras, frutas y pescado son los principales responsables de los resultados tan beneficiosos que la dieta mediterránea proporciona a nuestra salud. Pero no sólo debemos tener en cuenta el aceite, otro de los ingredientes de vital importancia, sin duda, en toda dieta mediterránea es… el jamón ibérico de bellota, es decir, el jamón ibérico de verdad y de calidad.

Jamón Ibérico de Bellota – es un ingrediente esencial de toda dieta mediterránea. Si hay algo que une a las diferentes áreas en todo el mar Mediterráneo, aparte de un clima excepcional, su historia mutua o su naturaleza; es: la rica herencia de su dieta, incluyendo el jamón ibérico. Y cuando nos referimos al jamón ibérico no nos referimos a un jamón cualquiera porque es, el jamón Ibérico, el único esencial para la dieta mediterránea por su alto valor nutricional.

[Tweet “El Jamón Ibérico es esencial para la dieta mediterránea por su alto valor nutricional”]

Además el Jamón Ibérico es rico en minerales, vitaminas y proteínas y es un alimento bajo en calorías que además contiene antioxidantes. Pero seguramente usted se estará preguntando: ¿qué pasa con la grasa de cerdo?. Es muy fácil de explicar, ya que la grasa que contiene el jamón ibérico es altamente ventajosa para nuestra salud por su concentración de ácido oleico (¡ojo!, me refiero al jamón ibérico de verdad, de raza ibérica, no a ese que las grandes marcas publicitarias se empeñan en denominar ibérico únicamente porque es un producto de la península ibérica. Cuidado con los engaños que, todos sabemos que, nadie regala nada y que la calidad tiene un precio). El ácido oleico (Omega 9) que contiene este jamón es realmente bueno, no sólo para mejorar nuestro colesterol y la función cardiovascular, sino también para lograr unos huesos y tejidos fuertes, o un refuerzo de nuestro metabolismo y, por tanto, en la prevención de enfermedades. Y además, por paradójico que parezca, nos ayuda con la pérdida de peso.

En la siguiente entrada encontraras más Propiedades para la Salud del Jamón Ibérico

Al igual que otros alimentos en la dieta mediterránea, el Jamón Ibérico es un alimento más de una dieta rica y variada y debe ser consumido de manera responsable. Nutricionistas avalan que dos o tres porciones semanales de este jamón, serían perfectas sustitutas del consumo de carne roja.

Y, por último, haremos especial referencia al tercero de nuestros pilares que es el vino, en concreto y siguiendo con nuestra filosofía, nos referiremos a las virtudes del vino ecológico.

El Vino Ecológico – Este tipo de vino (sin conservantes) es muy popular en el área mediterránea. Debido a que se trata de un producto “natural” también es mucho más saludable en comparación con el vino tradicional.

Los efectos que el alcohol tiene en la salud han sido discutidos y argumentados durante mucho tiempo, y varios médicos no están dispuestos a alentar el consumo de alcohol debido a los problemas que un exceso en su consumo puede provocar en nuestra salud. Sin embargo, tras muchos estudios de investigación, se ha demostrado que el alcohol en cantidades racionales está relacionado con la reducción del riesgo de sufrir cualquier tipo de enfermedad cardíaca.

La dieta mediterránea recomienda como cantidad razonable de vino tinto, alrededor de 150 ml – un vaso de vino al día para las mujeres y no más de alrededor de 300 ml – dos vasos de vino al día para los hombres. Obviamente, si usted es incapaz de limitar su consumo de alcohol a estas cantidades, tiene un historial personal o familiar de alcoholismo, o padece cualquier enfermedad de corazón o hígado, deberá abstenerse de beber, no sólo vino, sino cualquier otra bebida alcohólica.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario y al navegar usted está de acuerdo con su uso. Sólo se recopila información anónima. Revise nuestra Política de Cookies para resolver dudas! ACEPTAR

Aviso de cookies