Jamón ibérico de bellota: el jamón de verdad

El jamón ibérico de bellota es sin duda el delicatessen más apreciado. Tiene que reunir muchas condiciones para ser un jamón ibérico de bellota de verdad, y además cada pieza es única en textura, sabor y aroma.

Solo algunos privilegiados tienen la ocasión de hacerse con una de estas maravillas de la gastronomía. ¿Quieres ser uno de ellos?

Por qué es tan especial el jamón ibérico de bellota

Mucha gente piensa que todo el jamón es igual, pero están equivocados. La crianza del animal, su alimentación, estar al aire libre o en una granja… son elementos clave. La calidad de la carne y el sabor son muy superiores.

Para empezar, el jamón ibérico de bellota (y también el de cebo) proviene de una raza de cerdo en particular: la raza Ibérica; no sirve un animal cualquiera. La raza de cerdo ibérico se ha conseguido mediante un proceso de selección de los mejores cerdos a lo largo de los siglos. Dentro de esta raza se distinguen tres tipos de pureza:

  • Puro: Tanto el padre como la madre son 100% ibéricos. La calidad de esta carne es superior.
  • 75%: De hembras 100% ibéricas y machos cruzados (madre 100% ibérica y padre 100% Duroc)
  • 50%: Sólo la madre es de raza Ibérica, siendo el padre Duroc

Es un proceso muy controlado, incluso se tiene en cuenta si solo uno de dos padres del cerdo o los dos están inscritos en el registro genealógico de la Raza Porcina Ibérica. Todos los animales están identificados y se verifica la raza de la que procede.

Recibir la etiqueta de jamón ibérico de bellota no es cualquier cosa. Detrás hay una selección de la calidad y mucho trabajo para la crianza de estos animales.

Además lo que hace tan especial este jamón, a parte de la raza que procede, es la alimentación. Sí, las bellotas dan un toque de aroma y sabor único. Convierte el jamón en un producto de lujo.

Premium: ecológico y con denominación de origen

Los jamones ibéricos de bellota se obtienen de cerdos ibéricos criados en condiciones muy específicas: han pasado mucho tiempo al aire libre y con alimentación natural, en particular bellotas.

Además, el sabor de cada pieza depende directamente de la cantidad de bellotas que ha consumido el cerdo estando en libertad. Según la dehesa de la que proceda, el jamón será más bueno y sabroso. La crianza natural convierte el jamón en un producto gourmet ecológico.

También destaca la denominación de origen. Para recibir el sello de jamón ibérico de bellota solo se permite la montanera (época en la que los cerdos ibéricos se alimentan a base de bellotas y pasto natural en la Dehesa, en libertad) en ciertas regiones de España, que garantizan su calidad. Es un producto muy especial.

Vale la pena probar el jamón ibérico de bellota, aunque sea una vez en la vida. A lo mejor te pasa como a mí: dejarás de comprar otro tipo de jamón. ¡Esto es jamón de verdad!

Además de un sabor increíble, cuidarás mejor tu alimentación. Los alimentos premium, como el jamón ibérico de bellota te hacen sentir bien por dentro y por fuera. Disfruta del prestigio de un producto único.

Desde ecoGourmet te recomiendo este Jamón Ibérico de Bellota Ecológico “DOP” Jamón de Huelva:

Jamón Ibérico Puro de Bellota Ecológico Biofinca Montefrio

Jamón Ibérico Puro de Bellota Ecológico. Calidad Summum de Biofinca Montefrio

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario y al navegar usted está de acuerdo con su uso. Sólo se recopila información anónima. Revise nuestra Política de Cookies para resolver dudas! ACEPTAR

Aviso de cookies